Margarita Village

Escuela de kite Kalpitiya

Kitesurf en Sri Lanka

Kitesurf y adicción: Qué tiene el kitesurf que lo convierte en un deporte tan adictivo

Despues de haber estado bastantes años enseñando kite, a día de hoy todavía me pregunto por qué el Kitesurf es tan adictivo. Para nosotros, los profesores de kite, se puede decir que hemos acabado nuestro trabajo una vez nuestro estudiante está navegando. Estamos contentos porque hemos visto la cara de felicidad de nuestro estudiante al haber navegado por primera vez y ya podemos irnos contentos a casa. Por otro lado, tenemos la certeza de que lo hemos convertido en un yonki del kitesurf para toda su vida

Visualizamos a nuestro estudiante en su futuro puesto de trabajo gestionando los nervios y la ansiedad porque hace viento y no puede salir a disfrutar de este magnífico deporte debido a que le toca trabajar.

Y es que el kitesurf es uno de los deportes que está creciendo más a nivel mundial debido en parte a que es un deporte bastante adictivo.

Adicción al kitesurf: El kitesurf como deporte de metas y superación

Cuando empezamos a aprender kitesurf y ya nos han enseñado todas las medidas de seguridad, lo primero que aprendemos es a pilotar la cometa en tierra. Normalmente la sensación de volar una cometa es muy buena y es el primer paso para convertirse en un adicto del kitesurf. Sentimos en nuestras manos el poder de la cometa y la sensación puede variar mucho dependiendo de cada persona: desde respeto, pasando por el miedo hasta la euforia

Y aquí no se acaba todo! Una vez manejamos correctamente la cometa nos lanzamos al agua y nos dejamos arrastrar por ella gracias al poder del viento. Esta sensacón es todavía más brutal! La cometa te está arrastrando en el agua y tú puedes decidir a qué dirección ir. Si el primer contacto con la cometa nos fascinó, ahora ya no podemos parar de pilotar el kite.

El último paso para convertirnos totalmente adictos al kitesurf va a ser cuando consigamos levantarnos en la tabla . La adrenalina que genera nuestro cuerpo la primera vez que conseguimos levantarnos es comparable a cualquier otro deporte de riesgo. Es aquí cuando tenemos que canalizar todas nuestras sensaciones y dejarnos llevar por el poder del viento.

Son muchas las sensaciones que hacen que el kitesurf sea un deporte tan altamente adictivo: La sensación de estar conectado 100 % con el entorno, la sensación de libertad y el sentir que estás  moviendote gracias al poder del viento es indescriptible.

Por otro lado, es un deporte de metas infinitas. Nunca paramos de proponernos nuevos retos. Una vez hemos conseguido una meta, queremos seguir progresando. Esto sucede en todos los niveles del kitesurf.  Cada vez que intentamos algo nuevo en el kitesurf, salimos de nuestra zona de confort y nos adentramos en lo desconocido. Es aquí cuando fallamos y nos frustramos, pero seguimos intentándolo hasta que lo conseguimos. Esta es la clave: queremos superarnos , lo intentamos, fallamos pero seguimos intentándolo hasta que conseguimos nuestro objetivo. Una vez lo hemos conseguido nos sentimos contentos y felices y decidimos marcarnos otras nuevas metas. Podemos dedicir en deficinitiva que el kitesurf no es sólo un deporte altamente adictivo sino que es como la vida misma, un viaje de retos y superación para mantenernos felices

 

Margarita Village. Setthawadiya, Kalpitiya. Sri Lanka Tel: +94773312378 WhatsApp +34 691705523   Email: margaritakalpitiya@gmail.com